lunes, 24 de julio de 2017

Hablemos de duelos amorosos

Para empezar hablar de duelos, antes habría que hablar de amor y que ¿es el amor?: “El amor es un arte, tal como es un arte el vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería” (Erich Fromm) Es decir se trata de también de conocimiento, constancia, esfuerzo, no todo es color de rosas como pintan en las películas y la etapa de enamoramiento, cuando ves al otro como un ser perfecto solo dura un tiempo. Habría mucho para hablar sobre este tema, y Gabriel Rolon en su libro "El lado b del amor" bastante bien plantea dicha temática, sobre todo de los amores inmaduros, amores patológicos...y sobre todo la gran diferencia entre Amor y Deseo, que hoy por hoy tantos hoy lo confunden y creo es bastante evidente la diferencia para quienes amamos o hemos amado de verdad a alguien. Un gran ejemplo es el de una buena madre a su hijo, porque lamentablemente varias veces he escuchado decir a ciertos individuos que creen merecerse el amor de su hijos, sólo por haberlos traído al mundo y mantenerlos. El amor es algo que se conquista también, es una construcción; por eso requiere a veces de conocimiento, esfuerzo, tiempo, constancia, compromiso, gestos o mejor dicho demostraciones de amor para poder gozar de esa persona "estable" que te retribuya con su amor. En cambio el deseo es cambiante, momentáneo, caprichoso y no te da seguridad de nada, sobre todo en tu vida. El problema está claro, cuando esa persona que creías amar y que amaba, que te brindaba confianza y seguridad, muchísimos beneficios; es decir que creías tener "constantemente, segura, para siempre, con tantos proyectos en común" ya no está más, se va de tu vida por ciertas problemáticas y entonces es cuando te guste o no, comienza el Duelo. Para Freud EL DUELO: "es la reacción frente a la pérdida de una persona amada, o de una abstracción que haga sus veces, como la patria, la libertad, un ideal, etc." No se considera un estado patológico, se lo supera pasado cierto tiempo "y juzgamos inoportuno y aún dañino perturbarlo". Sin embargo puede no desarrollarse normalmente o por su intensidad, gravedad y duración, dando lugar al denominado 'duelo patológico', el cual si no resuelto dar lugar a la melancolía, la depresión o trastornos psicosomáticos. Y este duelo patológico puede tener muchos síntomas similares a la depresión, pero su gravedad y diagnostico se puede reflejar en que en todas las aéreas de la vida de la persona padeciente se hayan afectada, sobre todo ella misma. Hipotéticamente en el periodo de duelo lo normal es que dure unos 6 meses, donde el tratamiento psicológico puede acelerar o disminuir la intensidad del duelo y no es un trabajo sencillo tanto para el paciente, como terapeuta...porque imagínense no es nada fácil trabajar con un paciente nuevo que te dice que perdió lo mejor que tuvo en la vida, que nadie nunca le demostró tanto amor, que dice que nunca se sintió tan angustiada en su vida ( cuando ha vivido muchísimas desgracias, como un abuso sexual, violencia por parte de padres, bullyng e incluso accidentes y tratamientos dolorosos que podrían haber puesto fin a su vida) que no tiene una buena relación con la familia, ni amistades, odia su trabajo y es baja su capacidad monetaria. Obviamente esta persona tiene muchos recursos personales, desde su inteligencia, atractivo físico, personalidad y esta por recibirse de médico, pero es todo un desafío el tratamiento con él. Sin embargo hablando del Tratamiento al contrario del dicho popular: No es el tiempo el que cura el duelo; sino es el Trabajo del duelo, el transitar por las etapas del duelo, la labor del padeciente y se han descrito Tres fases observables del proceso: 1ro fase de Evitación: incluiríamos el shock o el embotamiento con la negación del reconocimiento inicial de la pérdida, es el instante traumático en el que se pierde el objeto. En 2do momento aparecería la fase de Confrontación: donde tienen lugar las emociones más intensas; se intenta recuperar aquello perdido, por eso la rabia y la culpa pueden ser desbordantes. A menudo en la fantasía se da vueltas a todo lo vivido, e incluso ocurre una satisfacción inconsciente al recordar el dolor, se genera un cierto goce. Las manifestaciones más comunes pueden ser los síntomas depresivos, la angustia, y hasta pueden tener lugar visiones o la sensación de sentir la presencia de la persona perdida. La 3ra fase la llamaríamos de Restablecimiento: En esta aparece un cierto desapego y el recuerdo surge con menos afecto. Por lo que cuando el sujeto tolera pasar por el malestar que supone aceptar la pérdida, renunciando a toda esperanza de recuperación, empezará una gradual declinación del duelo y una apertura progresiva hacia nuevos objetos. En muchos casos el proceso de duelo comprende desde el momento en que se produce la pérdida hasta cuando esta es aceptada. Lacan por su parte toma la función del duelo como operación lógica subjetivante articulada necesariamente a la relación con el objeto. El duelo no consiste en sustituir el objeto perdido, sino en cambiar su relación con él. Ese cambio implica la constitución del objeto como objeto de deseo. Cuando se está en duelo, se trabaja por el duelo del objeto a y por el duelo de la persona. Sintetizando se podría hablar muchas cosas sobre este tema, sobre todo desde las corrientes psicoanalíticas y existencialistas, pero dejare unas cuestiones como para finalizar el tema: 1- Una relación es de a dos y nunca una sola parte tiene la culpa, que en el caso del doliente es normal escucharlo victimizarse y culparse...es decir seguramente Hay algo que hizo o no hizo y hace en otras relaciones de su vida o también características personales que jugaron en este rompimiento, y justamente eso es lo que trata en terapia o puede tratar cambiar y aprender esta persona de manera individual; pero ella y en terapia se trabaja solo con ella, no con el otro o del otro. 2- Una relación saludable se basa en el placer y no Necesidad, y cuando una persona está con otra por necesidad deja de tener deseos, opiniones, proyectos propios y esas son conductas auto lesivas psíquicamente. Y 3ro relacionado con esto mismo, cuando se pierde una Pareja o un ideal, hay una herida narcisista porque dependiendo el tipo de relación, el otro nos servía, convenía, beneficiaba para algo o muchas cosas...el ideal del yo, dirían algunos psicoanalistas. Y también la cuestión podría estar en el miedo a la soledad y el miedo a la soledad en el sentido de que este padeciente, no siente tener las capacidades suficientes para poder realizar sus objetivos sino es a cuesta de otros, es decir su felicidad depende de otros, en vez de sí mismo y eso ya es síntoma suficiente para que empiece terapia y deje de joder a otros y a sí mismo. No obstante todo esto no quiere decir quedense solos, porque lo unico que tienen seguro a si mismos; sino que cuando aprendan a quererse bien y no buscar al otro por necesidad o narcisismo le podran realmente disfrutar y parafraseando a Freud: "Quizas amando a veces sufres, pero si no amas enfermas". Esto de enfermar, refiere a enfermedades organicas ( depresiones encubiertas) o enfermedades mentales, somos seres sociales desde la cuna y necesitamos a otros para que la vida sea mas facil, mas bella y que el amor nos haga fuerte en los momentos dificiles. Para quienes le interese, recomiendo estas lecturas: http://psicodinamika.blogspot.com.ar/2016/03/somos-como-nos-quisieron.html http://revistas.unal.edu.co/index.php/jardin/article/view/27228/39644

No hay comentarios: